l
CASOS REALES
  
 HOME | EL LIBRO | BIOGRAFIA | MANUALES | HISTORIAS | EDITORIAL NEWBERY |

CONTENIDOS | CONTACTO | LINKS | CRIMENES PASIONALES

 

CRIMENES PASIONALES

   

 

Lo condenan a perpetua por mandar a matar a su ex mujer

08/07/11 El autor material del asesinato sigue prófugo. Andrea Pajón fue baleada en la puerta de su casa en Castelar en 2008. Al principio se pensó que fue un intento de robo. Pero una testigo incriminó al ex marido, que no quería pagar el costo del divorcio.

 

La maestra Andrea Pajón (39), estaba en la puerta de su casa, a punto de subirse a su auto junto a su hijo menor, cuando aparecieron dos hombres que sin decir una palabra la tiraron al piso y la ejecutaron de un balazo en la cabeza . Luego los asesinos se escaparon sin robar nada. Aunque la Justicia nunca pudo encontrar a los autores materiales del crimen, ayer condenaron al ex marido de la víctima a prisión perpetua por haberle encargado a “sicarios” el crimen de la mujer.

Ayer al mediodía, a tres años del asesinato, Claudio Sartal fue condenado por “homicidio triplemente calificado por el vínculo, promesa remuneratoria (por pagar para que maten a su mujer) y la participación de dos o más personas”, por el Tribunal Oral en lo Criminal 3 de Morón.

“Queríamos que Sartal pague por lo que hizo y la sentencia nos deja conformes.

Pero ahora estamos destrozados por mis nietos. Ellos están sufriendo mucho todo ésto. Tienen a la madre muerta y a un padre asesino”, le dijo a Clarín Marta, la mamá de Andrea.

El Tribunal absolvió a Gabriel Varas, un conocido de Sartal, quien llegó a juicio sospechado de haber sido la persona que contactó a los “sicarios” que mataron a Pajón. “ Se está trabajando en saber quiénes son los asesinos . Lo que sí ha quedado acreditado es que esto tuvo que ver con una cuestión económica”, dijo ayer el fiscal de Morón Adrián Ferreira, conforme con la sentencia dictada.

En cambio, el Tribunal fue durísimo con él: “La Fiscalía brilló más por sus deficiencias que por sus aciertos”, señala el fallo. “Recolectada la prueba de manera distinta, se podría haber determinado quiénes fueron los autores materiales del hecho”.

Andrea Pajón y Claudio Sartal, estuvieron 22 años casados. En 2006 la relación se rompió en malos términos cuando ella descubrió que él tenía una amante (ver La víctima ). “ Desde entonces él empezó a amenazarla . La perseguía, le decía que la iba a matar. La llegó a perseguir hasta Gualeguaychú. Decía que si no era de él no iba a ser de nadie . Mi hija hizo 12 denuncias para que la ayuden pero nadie lo hizo. Espero que ésto sirva para que no vuelva a suceder algo así”, explicó Marta.

El fallo resaltó esa persecución. “La conducta de Sartal contra su ex pareja constituyó una afectación a la libertad para llevar adelante una vida normal. Un matrimonio desquiciado, la imposibilidad de mantener un diálogo, la obsesión a rajatabla, los reiterados anuncios de muerte y los términos usados para amedrentarla eran moneda corriente”, apuntó el Tribunal.

En la mañana del 27 de agosto de 2008, Andrea fue asesinada frente a su casa de la calle Pasadores al 3600, ene Castelar. Desde un principio sus familiares señalaron a su ex marido .

Igual, la Policía investigó la posibilidad de un robo, pero los asesinos no se llevaron nada. Cuando la causa estaba casi estancada, en septiembre de 2009 la novia de Sartal declaró: “Claudio habló con un hombre al que llamaba ‘Gaby’ y le ofreció 10.000 pesos para que mate a Andrea ”.

Al otro día detuvieron al ex marido de Andrea y a Gabriel Varas, un hombre con antecedentes penales que trabajaba con Sartal. Pero sólo estuvieron un mes detenidos y esperaron el juicio en libertad.

Durante el debate Varas declaró que cuando estuvo preso compartió la celda con Sartal y que allí le preguntó por qué lo había implicado a él en el caso. “Claudio me respondió: ‘La boluda de Soledad (la novia) se equivocó de Gabriel’”.

Según el fiscal, cuando ocurrió el crimen faltaban 15 días para la audiencia en donde Sartal debía comprometerse a pagar una suma importante (60.000 pesos y dos autos) por disolver el matrimonio . Y no quería hacerlo. “La audiencia fue el disparador del crimen. Y por una suma menor a la que debía abonarle a su mujer, buscó una solución alternativa”, apuntó.

 

 

   
Loyola 465 - Capital Federal - CP 1414 - Te.4776-4536 -TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS-