l
CASOS REALES
  
 HOME | EL LIBRO | BIOGRAFIA | MANUALES | HISTORIAS | EDITORIAL NEWBERY |

CONTENIDOS | CONTACTO | LINKS | CRIMENES PASIONALES

 

CRIMENES PASIONALES

     

 

Confesó uno de los detenidos por el asesinato de la maestra

Reveló que tenía una relación amorosa con la mujer y que ella lo amenazó con un arma cuando él quiso romperla. Dijo que forcejearon y que la muerte fue accidental. Pero los investigadores dudan. Trató de desvincular a su jefe, el viudo de la víctima.

Jorge Ramón Bini (61) había guardado silencio tras su detención por el asesinato de la maestra Silvia Prigent, baleada en un descampado de Tigre el 29 de diciembre pasado. Los investigadores lo señalaban como el hombre de confianza al que el viudo Daniel Sfeir –también detenido– contrató para asesinar a su esposa , pero él se negó a declarar. Tras pasar casi cuatro semanas preso, Bini rompió el silencio este miércoles y reconoció ante el fiscal Cosme Iribarren que Silvia Prigent murió en sus manos . Igual, la historia que contó fue mucho más allá.

Bini –a quien inicialmente se le atribuyó por error la condición de “Pai umbanda”– dijo que el 29 de diciembre no era la primera vez que él y la mujer de su jefe se encontraban en el descampado donde ella apareció asesinada . “Hace un año que mantenían una relación sentimental y ese era uno de los lugares en los que se veían”, le contó a Clarín el abogado de Bini, Juan Osvaldo Planes. “Esa noche tuvieron una discusión porque él quería terminar la relación. Se lo dijo, ella sacó un revólver de una bolsa, comenzaron a forcejear y el arma se disparó” .

El cuerpo de Prigent tenía dos balazos en la sien, como si la hubieran ejecutado.

Según Bini los disparos le dieron ahí porque cuando él se le abalanzó para quitarle el arma, ella tenía la pistola apoyada contra su cabeza. “Bini cuenta que estaban los dos sentados en el piso, ella saca el arma de una bolsa y le dice: ‘Mirá la sorpresa de la que te hablé: de acá no salís vivo, te mato a vos y después me mato yo’ ”, explicó el abogado.

La versión de Bini apunta a que justo cuando ella se llevó el arma a la sien haciendo la mímica de un suicidio, él le saltó encima, forcejearon, el arma se disparó dos veces y la mujer cayó muerta.

“No está seguro si el disparo lo hace él o lo hace ella” , contó Planes.

Iribarren, el fiscal de Don Torcuato, confirmó la ampliación de la indagatoria a Bini pero no dio detalles. La versión a la que pudo acceder Clarín sobre lo que contó el detenido es la que dio la defensa. La confesión fue tomada con reservas, según fuentes del caso. Es quel el relato le quita responsabilidad criminal a Bini , ya que presenta lo ocurrido como un forcejeo. Y, sobre todo, limpia al viudo Daniel Sfeir, que fue detenido –y continúa preso– luego de que se descubrieran varias contradicciones en sus declaraciones , llamados sospechosos entre él y Bini en torno a la hora del crimen y una filmación que lo ubica en la zona donde mataron a su mujer.

Tanto las hermanas de Prigent como el abogado de su familia descreen de lo que contó Bini (ver Para la familia...

) y lo definieron ayer como “un invento” y “una estrategia” de las defensas.

Planes contó que su cliente trabajaba para Sfeir desde hace seis años . “Era su hombre de confianza, se ocupaba de cobranzas y reparto de boletas en countries donde la empresa de Sfeir hacía recolección de basura. La relación con ella empezó así, cuando iba a la casa a buscar papeles o plata”, explicó. “Su sobrenombre, Pai, es un apócope de paisano: no es umbanda. El es de origen toba, hombre de campo, domador de profesión”, contó Planes.

Bini contó que el 29 de diciembre él esperó a Prigent en la parada del colectivo 720 y que de ahí fueron hasta el descampado. Tras la muerte de Prigent, Bini dijo que se fue del lugar a pie llevándose el celular de la mujer pero no el arma, que nunca apareció. “El dice que la puso en la bolsita y la colgó de un alambre de púa, que alguien que pasó por ahí después se la llevó”, dijo Planes. El imputado también contó que dos días después del crimen se vio con Sfeir pero para cobrar el sueldo de diciembre.

El cuerpo de Prigent fue descubierto en el descampado el 8 de enero, diez días después del crimen. Bini contó que días antes él hizo una llamada anónima a la familia y dijo dónde había dejado el cuerpo, pero no le creyeron.

 

Detuvieron al viudo de la maestra asesinada

La Justicia dio lugar al pedido de detención de Daniel Sfeir, quien se entregó en el acto. En tanto, los restos de Silvia Prigent fueron despedidos en el cuartel de Bomberos Voluntarios de Tigre y trasladan al cuerpo al cementerio de la ciudad.

 

La Justicia dio lugar al pedido de detención de Daniel Sfeir, viudo de la maestra asesinada en un descampado de Escobar, y la misma se hizo efectiva a los pocos minutos. El abogado defensor confirmó que no era su intención fugarse y dijo contar con elementos para demostrar la inocencia de Sfeir. Desde temprano, efectivos policiales seguían los pasos del viudo esperando la resolución del juez de Garantías de San Isidro Ricardo Costa Ricardo Costa, de llamar a la detención del mismo.

En tanto, los restos de Silvia Prigent, eran velados desde anoche en el cuartel de Bomberos Voluntarios de Tigre y finalmente trasladados al cementerio de la ciudad. El viudo asistió al velatorio -se llevó a cabo en Pedro Guareschi 462, de Tigre- durante unos quince minutos y se retiró por pedido de la familia de la mujer.

El fiscal Cosme Iribarren había solicitado la detención del viudo por el homicidio de su esposa, quien fue vista con vida por última vez el 29 de diciembre último y encontrada asesinada en un descampado de Tigre el domingo pasado.

Uno de los elementos de prueba que el fiscal tomó en cuenta para acusar a Sfeir del asesinato es el resultado de los análisis de su teléfono celular, que revelaron que su línea se activó alrededor de las 21 del día 29 de diciembre pasado en la zona donde diez días después apareció el cuerpo. Y la autopsia reveló que la maestra fue asesinada entre las 18 y las 21 de ese día.

Además, los investigadores determinaron que el crimen se produjo en el descampado donde la mujer fue hallada asesinada, en la ruta 26, entre las localidades de Tigre y Escobar.

Otra  prueba contra el viudo son las imágenes tomadas por las cámaras de seguridad de los municipios de Tigre y San Fernando, en las cuales se observa a Sfeir encontrándose con una mujer, que se trataría de una amante, la tarde del 29 de diciembre, momentos antes de la desaparición de Prigent.

Silvia Prigent,  de 50 años, era docente de primer grado  y vivía  en San Fernando junto a su marido y a su hijo, de 14 años. Durante los 10 días posteriores a su desaparición la policía realizó distintos rastrillajes y sus familiares y amigos encabezaron marchas para pedir por ella, hasta que el domingo pasado un baqueano encontró su cuerpo a la vera de la ruta 26, en la zona de Dique Luján, en Benavídez, partido de Tigre.

Creen que la maestra fue a una cita engañada

Los investigadores presumen que salió de su casa para ir al encuentro de alguien.

Los investigadores del crimen de la docente Silvia Prigent (50), hallada asesinada de dos balazos en un descampado de Escobar el domingo último, creen que la mujer fue llevada hasta el lugar del crimen mediante un engaño y la ejecutaron a metros de donde fue encontrado el cadáver.

“A la maestra la llevaron engañada para Escobar. Ella siempre cuando hacía calor usaba vestidos y sandalias porque tenía operado los juanetes. Pero cuando fue asesinada tenía puesto un pantalón de jean y zapatillas. Es decir que salió de su casa para ir a un lugar donde no debía ir bien vestida o llamar la atención. La engañaron con la cita”, le explicó un investigador judicial a Clarín .

Los investigadores presumen que la mujer fue asesinada el mismo día que desapareció, el 29 de diciembre último, entre las 19.30 y las 21, en el horario en que refresca y salen al acecho los mosquitos, razón por la cual llevaba puesto un sweater a pesar de que ese día había sido caluroso.

“ A la docente la mataron más cerca de la ruta 26 y después trasladaron el cuerpo unos 10 ó 15 metros. El lugar de la ejecución fue incendiado para borrar rastros . Justo en el lugar del crimen hay tres luminarias que no funcionan. Por eso sospechamos que el asesino conocía el lugar al detalle ”, aseguraron las fuentes.

Por su parte, el viudo Daniel Sfeir solicitó ayer la entrega del cuerpo de la víctima para poder inhumarlo , al tiempo que reiteró que no tiene inconvenientes en que lo investiguen y negó la existencia de problemas matrimoniales.

Marcelo Adámoli, el abogado de Sfeir (tiene un empresa de recolección de residuos en barrios privados), dijo que su cliente había sido amenazado por el negocio de la basura. Y ayer ratificó que el homicidio pudo haber sido instigado por “ algún competidor desleal ”.

Por el momento, la principal hipótesis apunta a que la docente fue asesinada por encargo y que habrían participado tres personas. El único detenido del caso es, Juan González, un vendedor de celulares al que se le encontró el teléfono de la maestra.

 

VOLVER
.

   
Loyola 465 - Capital Federal - CP 1414 - Te.4776-4536 -TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS-