l
CASOS REALES
  
 HOME | EL LIBRO | BIOGRAFIA | MANUALES | HISTORIAS | EDITORIAL NEWBERY |

CONTENIDOS | CONTACTO | LINKS | CRIMENES PASIONALES

 

CRIMENES PASIONALES

   

 

Incendió la casa de su vecina y le mató un hijo: le dan perpetua

08/10/11 La agresora actuó de madrugada. Por celos, roció con combustible la vivienda donde dormía una madre con sus seis hijos y le prendió fuego. Todos lograron escapar menos uno de los nenes, de sólo 6 años. Acusaba a la mujer de haberle quitado su pareja

Una historia de amores, venganza y furia terminó en tragedia. Samanta de la Canal (32) sospechaba que su esposo mantenía algún secreto vínculo sentimental con Natalia Mandozi (35), quien vivía con su familia a la vuelta de su casa, en Melchor Romero. No se preocupó demasiado en averiguar detalles. Decidió actuar: en la madrugada del 13 de abril de 2009 roció con combustible e incendió la casa precaria de Natalia, donde dormían los 6 hijos de la mujer. Desesperada y con la ayuda de los vecinos, la víctima logró rescatar a cinco de los menores . Pero Cristian Ezequiel Villalba, de apenas 6 años, se refugió debajo de la cama y murió calcinado al caerle encima las chapas del techo. Todo ocurrió en una precaria construcción de 525 entre 167 y 168, una zona periférica de la capital bonaerense.

Ayer, el Tribunal Oral N° IV de La Plata condenó a De la Canal a prisión perpetua por homicidio calificado por alevosía y tentativa de homicidio. El agravante de la pena fue la “pluralidad de las víctimas y las edades de los niños”.

El testimonio de la madre resultó desgarrador. Relató que el fuego arrasó su casa, de madera . Que la única salida era una puerta de chapa que estaba con candado. Y que cuando el fuego envolvió la precaria construcción inició una lucha desigual contra las llamas. “Vinieron algunos vecinos y pudimos sacar a los chicos.

Pensé que estaban todos.

Me quemé las manos y los brazos en ese intento. Y un amigo nos llevó en su auto al hospital. No sabía que Ezequiel había quedado adentro”, contó.

En el debate, conducido por los jueces Emir Caputo Tártara, Juan Carlos Bruni y Gloria Berboza, quedaron expuestos los conflictos de estas mujeres. Un hombre, Gastón Faraminah, fue el centro de la controversia. Era una ex pareja de Samanta de la Canal, con quien vivió tres años, a mediados de la década pasada.

Luego –según reconoció en el juicio– mantuvo una relación con Natalia.

“Ella me lo quitó”, era la frase que relataba ante sus íntimos la ahora condenada. Pero al momento del ataque Farminiánh no estaba con ninguna de las mujeres.

Y Natalia vivía con otro hombre.

Para el juez Caputo Tártara –quien fundamentó la condena– esta relación entre el hombre y la víctima del atentado fue “la causa motora y desencadenante” del hecho . El magistrado mencionó antecedentes de amenazas e intentos de agresión que fueron denunciados por Natalia en la comisaría de la zona.

Ocho meses antes, Samanta se acercó hasta su vivienda y le dijo: “Te voy a matar a vos y a tus hijos” . Después hubo más advertencias. Incluso, el día del incendio, la mujer que perdió a su hijo había estado en la fiscalía de La Plata ampliando otra denuncia por amenazas.

Caputo Tártara también destacó el testimonio de Faraminah, quien reconoció en el juicio que tras el asesinato De la Canal le confesó haber quemado la casa de Natalia . El hombre ya estaba alejado del barrio: “Me tuve que ir porque cada vez que me cruzaba con Samanta era para pelea.

Y el motivo siempre el mismo: Natalia”, dijo en su declaración.

Además, el padre del chiquito fallecido, Carlos Matías Villalba, dijo que sabía de las amenazas contra su mujer .

Según el camarista, el móvil del ataque quedó expuesto en el proceso. Lo atribuyó al “encono de la acusada, que nunca aceptó que su ex pareja se hubiese vinculado también con Natalia Mandozi , quien pasó a ser a partir de allí su rival”.

La defensa oficial de la acusada, a cargo de Manuel Bouchoux, había solicitado la absolución. Consideraba que no estaba probada la presencia de su defendida en el lugar del incendio . Además, evaluó que pudo tratarse de un episodio accidental.

Sin embargo, un testigo citado por la Fiscalía aseguró haber visto a la condenada “reírse desde la esquina, mientras miraba cómo se quemaba la casa” . El dato también fue tenido en cuenta por los jueces para sostener la condena.

Natalia estuvo 5 días internada en terapia tras el ataque. Dos de sus hijos también resultaron heridos. En la casa había un nene de 10; otro de 8, los mellizos de 4 y un bebé, además de Cristian, quien intentó cubrirse de las llamas tirándose debajo de la cama. Los Bomberos que llegaron al lugar pocos minutos después que comenzó la madrugada de infierno lo hallaron muerto.

 

 

 

 

 

   
Loyola 465 - Capital Federal - CP 1414 - Te.4776-4536 -TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS-